Para qué sirven las lágrimas artificiales

para que sirven las lagrimas artificiales

Muchas personas utilizan lágrimas artificiales para contrarrestar la sequedad ocular ocasionada por patologías como el ojo seco, el síndrome visual del ordenador o determinadas condiciones ambientales.

Si te estás preguntando para qué sirven las lágrimas artificiales, en este artículo encontrarás información sobre cuál es la función natural de la lágrima, cuáles son los usos de lágrimas artificiales, en qué casos se recomienda recurrir a ellas y también sus limitaciones.

Además podrás escuchar la intervención del Dr. Alberto Ollero en el podcast nº 15 de “Cuida tu vista”, dirigido por el optometrista Ramón García, que lleva el título “Hablamos de Lágrimas Artificiales, Cebollas y Cocodrilos con el Dr. Alberto Ollero“.

Las lágrimas artificiales son cada vez más utilizadas

Cada vez se prescribe más el uso de lágrimas artificiales. Quizá por los hábitos de la sociedad actual como el uso de pantallas y el trabajo en ambientes que pueden afectar a la sequedad del ojo, lo cierto es que cada vez más personas sufren molestias en sus ojos como picor, lagrimeo, ojos rojos, sensibilidad a la luz

Para tratar estos síntomas se suelen prescribir lágrimas artificiales, pero no todas son iguales y, en ocasiones, su uso incorrecto, puede implicar un riesgo para tu salud ocular.

Para entender para qué sirven las lágrimas artificiales, necesitamos conocer primero cuál es la función de la lágrima.

Qué es la lágrima y cuál es su función

La lágrima es una película fluida segregada por la glándula lagrimal que cubre la córnea y la conjuntiva.

3 capas forman la lágrima

  • Acuosa: La mayor parte de la lágrima está formada por la capa acuosa que se produce en la glándula lagrimal.
  • Mucosa: La capa mucosa de la lágrima es la más interna, en contacto con la córnea y la conjuntiva y se produce en esta última.
  • Lipídica: La capa lipídica de la lágrima es la más exterior. Está en contacto con el aire y se produce en las glándulas de Meibomio, situadas en los párpados.

Función lagrimal

La función de la lágrima es mantener los ojos hidratados y sanos. Entre otras cosas nos ayuda a:

  • Humectar la superficie ocular.
  • Proporcionar la lubricación necesaria durante el proceso de parpadeo.
  • Aportar oxígeno y nutrientes a la córnea.
  • Protegernos frente a patógenos y agentes externos.
  • Reducir la osmolaridad de la lágrima.
  • Conseguir una visión óptima, facilitando el proceso de refracción ocular.
  • Actuar contra la inflamación.

De qué se componen las lágrimas naturales

Las lágrimas se componen principalmente de agua, pero además contienen proteínas, lípidos, encimas, glucosa, sodio, potasio, glucosa y urea. Por eso, una de las funciones de la lágrima es nutrir el ojo y facilitar su oxigenación.

Tipos de lágrimas artificiales

Existen diferentes tipos de lágrimas artificiales. Es importante tener en cuenta que dependiendo de las molestias y patología de cada persona, será mejor optar por uno u otro tipo de lágrimas artificiales. Por esta razón, siempre la mejor opción, es consultar al oftalmólogo, para que pueda valorar tus ojos y prescribirte las mejores gotas artificiales para ti.

De qué se componen las lágrimas artificiales

Existen diversos componentes dentro de la familia de las lágrimas artificiales. Los más utilizados son dos:

  • Ácido hialurónico
  • Carboximetilcelulosa

La mejor opción y la más utilizada actualmente es el ácido hialurónico.

cuales son las mejores lágrimas artificiales

Las mejores lágrimas artificiales

  • Utiliza siempre lágrimas artificiales sin conservantes. Éstas suelen dañar el ojo a largo plazo.
  • Las lágrimas líquidas te ayudarán a aliviar los síntomas de forma rápida y menos duradera. Las más viscosas, a pesar de ser más incómodas, te ayudarán a sentirme mejor durante más tiempo.
  • Si tienes ojo seco, utiliza siempre lágrimas con una osmolaridad baja.

El uso de lágrimas artificiales suele ser la primera opción de tratamiento para el ojo seco. Descubre cuáles son las mejores gotas para ojo seco.

3 consejos para elegir tus lágrimas artificiales

Si bien es importante tener en cuenta las recomendaciones de tu oftalmólogo, a la hora de elegir las lágrimas artificiales siempre es recomendable buscar las lágrimas artificiales que más se parecen a la lágrima natural, que son las que tienen las siguiente características:

  • PH neutro o ligeramente alcalino.
  • Baja osmolaridad.
  • Tensión y viscosidad adecuadas.
  • Lágrimas de ácido hialurónico.
  • Sin conservantes ni fosfatos.
  • Omega-3, coencima Q10 y osmoprotectores suelen ser buenos componentes complementarios.

¿Es bueno usar lágrimas artificiales?

Si padeces ojo seco o, de forma puntual, tienes síntomas de sequedad ocular las lágrimas artificiales te ayudarán sentirte mejor controlando tus síntomas por lo que sí, siempre que sean recomendadas por tu oculista, puede ser bueno para ti utilizar lágrimas artificiales.

Las lágrimas artificiales, recetadas por un oftalmólogo, te ayudarán a cuidar la salud de tus ojos.

Cuántas veces al día se pueden utilizar las lágrimas artificiales

La cantidad de veces que debes aplicarte las gotas en los ojos dependerá de tu caso particular, por eso debes seguir las instrucciones de tu oftalmólogo.

Utilizar lágrimas artificiales unas 2-4 veces al día es frecuente. Si necesitas utilizar lágrimas con mayor frecuencia, puede ser recomendable valorar otras opciones de lubricación, como los geles, cuyos efectos suelen durar más tiempo.

Escucha el podcast sobre lágrimas artificiales

Te invitamos a escuchar el capítulo 15 del podcast Cuida tu vista en el que Alberto Ollero y Ramón García profundizan sobre el uso de las lágrimas artificiales.

Escucha”CTV 15: Lágrimas Artificiales, Cebollas y Cocodrilos con el Dr. Alberto Ollero” en Spreaker.

Además puedes escuchar el resto de episodios y suscribirte a este podcast tan valioso por su afán divulgativo sobre salud visual, de la mano de un gran profesional como lo es Ramón García, a través de iTunes | iVoox | Spotify.

Comments are closed here.

cita oculista vigo

ALBERTO OLLERO

Clínica Oftalmológica